Sin palabras

Esta es la barbaridad que nuestro director Gustavo Palacios filmó ayer.

No tenemos palabras, solo vergüenza e indignación.

Anuncios