¿No sudamos todos?

Sé que éste post puede no gustar. Es un riesgo que corro (uno de tantos).

Estos días en los que la selección española de fútbol hace su trabajo, estos días pasados en los que Rafa Nadal ganó su séptimo Roland Garros (felicidades, de verdad) y en esos días presentes y pasados en los que se exalta y se elogia tanto tantísimo el esfuerzo de los deportistas (ojo que no niego ni el esfuerzo ni el sacrificio), no paran de venirme a la mente compañeros, actores, directores, escritores, que también tienen una profesión dura y no exenta de esfuerzos y sacrificios.

Es una época dura, para todos (médicos, profesores,carniceros,agentes de seguros…) pero me gustaría focalizarlo, aunque solo sean tres lineas en ellos, mis compañeros, que han tenido la buena/mala suerte de hacer de su vida su profesión, su sueño. Eso es algo que no se puede evitar, créanme.

Esos compañeros que dedican horas de su vida a creer y a construir un sueño, pero no un sueño de esos con unicornios y cascadas no, un sueño que duele por dentro y por fuera. Duele cuando después de semanas de casting no consigues el papel. Duele cuando te has levantado a las 5 de la mañana para montar unas luces en un pueblo lejos, muy lejos. Duele cuando alguien menosprecia tu trabajo diciendo que esto que haces es un hobby. Duelen las horas que te has pasado estirando,entrenando y ensayando para que la coreografía salga perfecta. Duele dejar a tu familia para irte lejos a buscar ese papel que te hará triunfar  y echarles de menos en cumpleaños y días importantes. Duele cuando después te tienes que ir a servir copas hasta las 6 de la mañana.Duele cuando pasan los años y ves que la meta, o al menos el primer puerto sigue lejos.

Evidentemente que hay muchas profesiones sacrificadas, pero tengo la sensación de que a ésta en concreto, la del espectáculo y el entretenimiento no solo no la valoramos si no que la menospreciamos. Y me gustaría referirme al artículo de Juan Sardá en la edición en papel Fotogramas, él lo focaliza,evidentemete, en el cine, yo lo hago extensible a todo el entretenimiento, no lo tiñamos de ningún color, no hagamos de esto una lucha entre bandos.

Creamos y valoremos nuestros talentos, no veamos solo alfombras rojas, eso es anecdótico, detrás hay mucho sacrificio.

Y sí, claro que tiene cosas maravillosas, tantas que no caben, y esas sí, esas se parecen al unicornio y la cascada…

Ánimo compañeros. Ánimo soñadores.

Anuncios